Qué es la Hipoacusia

La Hipoacusia: Es la incapacidad total o parcial para escuchar sonidos en uno o ambos oídos. Los síntomas de la hipoacusia pueden ser los siguientes:

Síntomas de Hipoacusia:

  • Ciertos sonidos que parecen demasiado fuertes.
  • Dificultad para seguir conversaciones cuando dos o más personas están hablando.
  • Dificultad para oír en ambientes ruidosos.
  • Dificultad para diferenciar sonidos agudos (por ejemplo, “s” o “th”) entre sí.
  • Menos problemas para escuchar las voces de los hombres que las voces de las mujeres.
  • Problemas para escuchar cuando hay ruido de fondo.
  • Voces que suenan entre dientes o mal articuladas.

Otros síntomas:

  • Sensación de pérdida de equilibrio o mareos continuados.
  • Sensación de presión en el oído (en el líquido detrás del tímpano).
  • Ruido o zumbido en los oídos (tinnitus).

Causas:

La hipoacusia conductiva ocurre debido a un problema mecánico en el oído externo o el oído medio. Puede darse debido:

  • Los tres minúsculos huesos del oído (osículos) no están conduciendo el sonido apropiadamente.
  • El tímpano no está vibrando en respuesta al sonido.

Las causas de la hipoacusia a menudo se pueden tratar y abarcan:

  • Acumulación de cera en el conducto auditivo externo.
  • Daño a los pequeñísimos huesos (osículos) que están justo detrás del tímpano.
  • Líquido que permanece en el oído después de una infección auditiva.
  • Objeto extraño alojado en el conducto auditivo externo.
  • Agujero en el tímpano.
  • Cicatriz en el tímpano a raíz de infecciones repetitivas.

La hipoacusia neurosensorial ocurre cuando las diminutas células pilosas (terminales nerviosas) que transmiten el sonido a través del oído están lesionadas, enfermas, no trabajan apropiadamente o han muerto. Este tipo de hipoacusia a menudo no se puede neutralizar.

La hipoacusia neurosensorial comúnmente es causada por:

  • Neuroma acústico.
  • Hipoacusia relacionada con la edad.
  • Infecciones infantiles, como sarampión, meningitis, paperas y escarlatina.
  • Enfermedad de Ménière.
  • Exposición regular a ruidos altos (por ejemplo, por el trabajo o la recreación).
  • Uso de ciertos medicamentos.

La hipoacusia puede estar presente al nacer (congénita) y puede deberse a:

  • Anomalías congénitas que provocan cambios en las estructuras del oído.
  • Trastornos genéticos (se conocen más de 400).
  • Infecciones que la madre le transmite al bebé en el útero (como toxoplasmosis, rubéola o herpes).

 

Centros Auditivos Oírnos : León : Porque en Oírnos te escuchamos ©2016 - 2018 : Aviso legal : Contacto : Cookies : Mapa del sitio : Noticias

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?